Razones para firmar exclusiva con una inmobiliaria

1. Seguridad: Si la inmobiliaria se compromete por escrito, a través de un contrato de exclusiva, es seguro que intentará por todos su medios vender en el menor tiempo posible. Si no media contrato alguno, no serás importante, no se esforzarán por ti.

2. Compromiso: Solo las inmobiliarias que trabajan en exclusiva se comprometen a vender tu vivienda en un plazo de tiempo.

3. Exclusividad: ¿Prefieres ser uno más o que te traten de manera personalizada?

4. Cobertura legal: Sólo con la firma de un contrato estarás cubierto. Si la inmobiliaria no cumple con lo dicho, podrás rescindir el contrato. Si no realiza los servicios a los que se comprometió podrás deshacer tu relación. Además los honorarios estarán fijados por escrito, y no te encontrarás con sorpresas de última hora.

5. Trato personal: el agente conocerá y velará por tus intereses. Te representará ante posibles ofertas. Intentará conseguir el mejor precio de mercado.

6. Mejores servicios: Sólo las inmobiliarias que trabajan en exclusiva gastan en servicios. Por ejemplo compran cámaras 3d, contratan reportajes fotográficos, personal que realizan marketing específico para cada propiedad. Trabajan con pocas propiedades, lo que les permite dedicar muchos servicios y tiempo a cada una.

7. Clientes compradores: Al trabajar con pocas propiedades, cuando un comprador entre o pregunte por inmuebles, tienes más posibilidades de que se ofrezca tu vivienda. Sin embargo, si trabajas con muchas inmobiliarias a la vez, que tienen millones de propiedades a la venta, la tuya igual nunca llega a ofrecerse.

8. Comodidad: Tu agente inmobiliario realizará todos los trámites por ti. Al tener pocas propiedades puede dedicar tiempo a cada una de ellas. Hablará con la comunidad, catastro, administración, redactará el contrato conforme a tus preferencias, y negociará con los compradores para conseguirte en máximo beneficio. Si no tienes exclusiva, seamos sinceros, lo importante no serás tu, mirará más por el comprador que por ti. Si quieres un trato personal y que cuiden tus intereses, tienes que crear ese compromiso por medio de contrato en exclusiva. Que no deja de ser la conformidad de una relación laboral, en la que una persona paga por los servicios prestados de otra.

9. Mayor rentabilidad: Con la firma del contrato en exclusiva, el agente inmobiliario se involucrará plenamente. Lograrás que en tu representación  consiga el mejor precio.

10. Exclusiva compartida: Los contratos que se firman ahora no involucran a una sola inmobiliaria, sino que obligan a que el encargo de venta se comparta con otras inmobiliarias. Esto quiere decir que tu vivienda podrá venderse en otras inmobiliarias sólo dando el encargo en exclusiva a una.

Tu confías tu inmueble a la inmobiliaria que más servicios te ofrece y que crees que te va a representar mejor. Esta agencia va a gestionar todo el proceso (contratos, asesoramiento jurídico, marketing, etc…) y va a compartir el inmueble con otras inmobiliarias para que los clientes de éstas lo puedan ver, dandole una visibilidad muchísimo mayor.

Es lo que se llama la exclusiva compartida. A traves de un CRM o programa informático, lograrás que tu casa se vea en todas las páginas web de las inmobiliarias colaboradoras. Y así contarás con más compradores en menos tiempo.

 

Si sigues teniendo dudas sobre la exclusiva, ven a visitarme. Verás que es la mejor manera, de trabajar a la hora de gestionar los inmuebles.

Historias reales II

Cuando Carlos el hijo de María Luisa, me llamó desde Málaga desesperado, porque no había encontrado nadie en Gijón, que le ayudara de verdad a vender la vivienda de su madre, no lo podía creer.

 


Maria Luisa, la señora tan entrañable a la que que veis en la foto, únicamente necesitaba ser escuchada. Solo le faltaba que alguien le dedicará un poco de tiempo. Cada uno necesitamos un tiempo y un ritmo distinto para hacer las cosas.


Ella vivía sola en Gijón con 88 años y su hijo en Málaga. Carlos estaba preocupado por su madre, su única obsesión era llevársela a vivir con él. Pero necesitaban vender el único vinculo que le quedaba a María Luisa en Gijón.


María Luisa estaba viviendo en el piso. Las visitas no eran fáciles. Había que respetar sus momentos. Tener mucha paciencia.


Le expliqué a Carlos cómo trabajaba, en que les podía ayudar. Y no lo dudó. Venía de una mala experiencia con otra inmobiliaria.
El edifico había sido reformado en su totalidad, había que entender el estado de la derrama y las posibles subvenciones. Le expliqué el planteamiento para vender con todo en orden y en un plazo corto de tiempo.

Ajustamos el precio de venta. Y conseguimos vender en pocos meses al precio que querían.


Hoy Maria Luisa se marcha definitivamente a Málaga. Después de toda una vida en Gijón en su piso de siempre, empieza una nueva etapa.

Gracias por dejarme ser partícipe de este episodio tan importante de vuestra historia.

¡Suerte María Luisa!

No tengo mi casa inscrita en el Registro de la Propiedad, ¿qué tengo que hacer?

Puede que no tengas tu casa inscrita en el registro de la propiedad. ¿Qué debo hacer? ¿Cuánto me va a costar?

La semana pasada me entreviste con unos clientes que se habían adjudicado por auto judicial un chalet construido en el año 2008. Ahora quieren venderlo, pero sacando la nota registral, me doy cuenta que no se encuentra inscrito en el registro. Veo que únicamente hay una parcela.

¿Qué debo hacer?

Intenté llamar al arquitecto que hizo la casa. Pero por desgracia se jubiló y no tiene la documentación, ni el fin de obra. Un chalet no inscrito solo tiene dos maneras de acceder al registro:

La primera de ellas gracias a una escritura de obra nueva según proyecto de arquitecto y aparejador, licencia de obras, junto con el certificado de fin de obra, cédulas de ocupación y habitabilidad. Todo esto es complicado cuando te encuentras que las obras terminaron en 2008 y los actuales dueños no tienen ninguna documentación de la casa…

 En segundo lugar, podemos hacerlo conforme al catastro. Es habitual que el catastro sí que tenga dada de alta la casa con sus metros. Y además figura el año de construcción.

Pensaréis que si está en el catrasto, por qué en el registro de la propiedad no aparece. Pues, por desgracia el catastro y el registro no están comunicados. Y es habitual que el catastro trabaja con drones y mediciones, actuales, y así cobra la contribución de todas aquellas construcciones que pueda revisar.

Necesitaremos informe de arquitecto que certifique los metros y el año de construcción. Y además si detectamos  que no está georeferenciado en el catastro, necesitaremos informe de topógrafo con georeferencia de coordenadas. Toda esta documentación se lleva a notaría y se declara la obra nueva por antigüedad. El registro lo inscribe. Pero cuidado, si la casa está dentro de una parcela no edificable, el ayuntamiento la dejará fuera de ordenación. Lo que quiere decir que no se podrá ampliar ni renovar, sólo mantener para que no se caiga, nada más.

En mi caso, la casa está dentro de una parcela edificable y obtuvo en su momento licencia de obras. Por lo que no tendremos ningún problema con el ayuntamiento.

¿Cuánto cuesta todo esto?

En este caso lo más costoso es el impuesto, el 1’2% del importe que pongamos de coste de construcción de la casa. Y además debemos pagar al notario y al registrador de la propiedad, más o menos unos 1.500 € entre los dos. Aunque esto va en función del importe que pongamos en la escritura. Lo ideal una vez construida la casa con licencia, hacer obra nueva, y posteriormente fin de obra, con las cédulas de habitabilidad y ocupación. Pero si la casa ya lleva construida más tiempo hay la opción como os digo de hacerlo por antigüedad conforme a catastro.

Y sino LLAMARME YO OS AYUDO!!! 

Mis 10 razones para ser agente inmobiliario

Hace 22 años, cuando terminé COU, y pensé en estudiar derecho, no lo hice con la intención de acabar trabajando en la inmobiliaria de mi padre.
Me gustaba la justicia, me encantaba estudiar, y pensé qué mejor carrera que ésa para mí… sin embargo, las circunstancias de la vida te llevan por otro camino, y hacen que acabes en sitios que nunca te imaginas.
Ser Agente Inmobiliario, y dirigir una Agencia inmobiliaria, no era lo que tenía pensado, pero os tengo que decir que ahora mismo, no hay profesión que me guste más. Tenía ya el ejemplo en casa, eso si es verdad, pero no se porque mi padre siempre quiso que estudiara y que intentara ser funcionaria…

Hoy, después de 14 años trabajando en esto, me gustaría daros mi visión de este negocio, y porque podéis escoger esta profesión. Mis 10 razones para ser agente inmobiliario:

1.- No te aburres. Es un trabajo muy dinámico, ningún día es igual al anterior. Entras cada día por la puerta, y no sabes lo que te espera, por muchos planes y agenda que tengas, siempre hay algo que te sorprende. Si no es un cliente nuevo que te viene a poner un inmueble a la venta, es una historia de vida de un comprador, que te cuenta el porqué quiere la vivienda.

2.- Conoces a mucha gente. La verdad que igual soy un poco cotilla. Pero me gusta conocer gente y conocer que historia hay detrás de esa persona. Yo les miro con atención, me encanta escucharles, ¿por qué venden? ¿por qué compran?, cada día es una aventura, una persona distinta que te cuenta sus motivaciones, sus ilusiones. Esto te permite tener muchos contactos.

3.- La gente confía en ti. Cuando tienes una buena formación y sabes de lo que hablas, las personas confían en tu persona. Para eso hay que aprender y mejorar día a día. No sólo los médicos tienen que estudiar toda su vida, nosotros debemos estar en continua formación, de esta manera logramos que las personas te den las llaves de su casa, que es el bien más privativo que podemos tener. Todo un lujo.

4.- Aplico mi formación legal. Un agente inmobiliario debe saber de normas, no solo enseñamos casas. También informamos de impuestos, hacemos contratos, preparamos escrituras notariales. Por ello, todo lo estudiado siempre tiene aplicación en este trabajo.

5.- La movilidad. Nunca tienes el culo sentado en la silla. Hay que moverse, salir, ver inmuebles, ir a la notaria, hacer prospección, coger el coche y visitar una zona distinta cada día. Un buen comercial inmobiliario no es el que esta sentado en una oficina. Es necesario ser muy comercial, conocer muchas viviendas y estar en la calle. A mi esto me encanta, no soportaría estar todo el día en el despacho.

6.- Mis ingresos. La realidad de este trabajo es que si te esfuerzas, tienes muy buenos contactos, y te mueves, tus ingresos pueden subir. Es decir, todo depende de ti. Es lo bueno de este empleo, nunca es un sueldo fijo, todos los meses cambia en función de lo realizado, pudiendo llegar a tener muy buenas nóminas en función de tu empeño.

7.- Independencia. Te permite tener tu propia agenda. Puedes organizarte, de tal manera que las tardes o medios días te queden libres. Aunque, siempre estás a expensas de tus clientes, eso sí. Pero la verdad es que no dependes de un horario concreto, ni de un jefe que te exija cumplirlo.

8. Marketing. No solo son contratos y leyes. Hay muchas cosas bonitas en éste trabajo. La fotografía, los vídeos, la imagen es muy importante. Dejar las casas espectaculares para que llamen la atención, ver reformas chulas que impresionan, diseñar carteles y anuncios para que la gente se fije en ti.

9.Tecnología. Te permite estar al día. El teléfono tiene que ser el mejor del mercado. El CRM (bases de datos) con el que trabajas tiene que ser de lo mejorcito. No puedes perderte con las redes sociales. Tienes que estar visible, y enseñar al cliente en todo momento que dispones de la última tecnología. Un inmobiliario que siga con las fichas de papel, no captará ninguna vivienda, ni venderá nada.

10. Ayuda. Y por último, lo más importante, la satisfacción de ayudar a la gente. Cuando acompañas a los clientes a la Notaría y salen contentos, con la sensación de que les has quitado un peso de encima, se te queda una cara de felicidad… ese día duermo mejor, me siento afortunada por contribuir y poner un granito de arena en su historia, eso es imprescindible. Porque levantarse todos los días de la cama, con ganas de ir a trabajar, es raro ¿verdad?, pues a mi no me cuesta nada. Ya sabes ¡¡HAZTE AGENTE INMOBILIARIO YA!!!.

¿Avalar a un hijo?

En mi trabajo muchas veces vivo situaciones que me resultan difíciles de comprender, sorprendentes y que no sé ni cómo arreglar.

sss

Hace unos meses vino por nuestra oficina una chica, se sentó en mi despacho un poco desesperada y agobiada por la situación que estaba viviendo. Con dos hijas y divorciada con un convenio regulador, que su marido no cumplía.


En un tiempo mejor (ya sabéis antes de la crisis) su marido y ella habían comprado una vivienda por un precio de 230.000 €. Se hipotecaron y pusieron a la madre de ésta de aval, para poder conseguir el 100% de la hipoteca.
En el momento que me visitó seguían debiendo 220.000 €, para que os hagáis una idea.
Su marido quedó en pagar la parte proporcional de la hipoteca, así como comunidad y gastos adheridos. Pero su ex estaba en el paro y todo sin pagar.


La cuestión es que el banco quiere ejecutar y se quieren llevar por delante el piso de su madre. Una señora mayor que solo tiene esa vivienda.
Pensé vamos a vender rápido el inmueble y cancelar lo antes posible. Al realizar la valoración, me di cuenta que el piso a día de hoy, tiene un valor de mercado de 130.000 €. Si, si, no os asustéis, una deuda de 220.000 euros y un valor de 130.000 € …


¿Qué hacemos?


Me propuse hablar con el banco, y buscar una solución. Gracias a la insistencia logré que el banco cancelara la deuda sobre la vivienda. Y que cada uno quedara con un préstamo personal de 50.000 euros.
De esta manera cada uno paga su deuda independientemente, sin que dependan el uno del otro. Se llevan mal, no tienen relación ninguna y por lo menos así cada uno podrá rehacer su vida.
Por otro lado, lo más importante era sacar a su madre de un marrón tan grande. Pensar que le podían quitar su casa, era algo que le quitaba el sueño.


Realmente fue una operación que estuvo encima de mi mesa tres meses, muy costosa, los bancos me pidieron mil papeles y cuando pensábamos que estaba todo para firmar, me volvieron a pedir más papeles…
Los compradores estuvieron a punto de echarse para atrás… Y no me extraña, fue mucho tiempo de espera. Pero ellos también fueron comprensivos y esperaron.

Final feliz y todos a notaría.


La vida es una lucha diaria, pero no hay que darse por vencido, ser positivo y pensar que va a salir es algo que suelo hacer. Buscar soluciones y más soluciones…