Mi primera donación

En Septiembre de 2017, me fui a Zaragoza a un evento formativo inmobiliario y fue allí donde tuve la suerte de conocer a Begoña Ballesteros. Begoña es una persona que te transmite con solo mirarla, las ganas de ayudar y ser solidario y me convenció para traerme a Asturias a “Plasmi” y con ello aceptar el “Reto Gota a Gota en Asturias”. “Plasmi” es la gota gigante roja que veis en las fotos y el “Reto Gota a Gota Asturias” consiste en juntar a un grupo de profesionales del sector inmobiliario en este caso de Asturias para conseguir un montón de donaciones de sangre y por tanto ser Inmosolidarios y aportar nuestro granito de arena.
Así que tras varias conversaciones nos unimos Asocias, Asociación de Inmobiliarias de Asturias y el Colegio de Apis para organizarlo todo y aprovechando que juntábamos inmobiliarios de toda Asturias para la donación, hacer un evento formativo que nos interesara a todos y nos hiciera mejores profesionales.

   

Así que llamé al Banco de sangre, y encantados nos pusieron un autobús con cinco camillas, agradezco a Pablo Mata, el haber confiado en nosotros. He de decir, que todo el personal que nos atendió (en total son 6 personas) han sido geniales, divertidos, y a la vez súper profesionales. Mención especial a Carolina, encantadora y risueña, que me hizo la experiencia más cómoda y aún más amena.
Yo me propuse donar por primera vez. La verdad que pensé que no me dejarían porque antes de donar te hacen un pequeño test con preguntas como por ejemplo, si has viajado fuera de España, si tienes catarro, o si tomas algún tipo de medicación…. Yo todo esto lo pasé sin problemas. A continuación, entras en una pequeña sala con una médico, que te extrae un poquitín de sangre, para mirar si tienes anemia, y luego te toma la tensión, aquí pensé que me quedaba fuera, siempre la tengo por los suelos…pero NO, tenía 6-10, por lo que me dijeron que si podía donar.
Estaba un pelín nerviosa y a la vez eufórica por vivir la experiencia. La aguja entró sola, yo estaba echada y relajada en aquella camilla, no me costó absolutamente nada. A la vez, hablando con Carolina, me fui creando una idea de, a donde llegaba mi sangre, y a cuanta gente podía ayudar. Os cuento, porque de verdad que salí de aquel autobús con una sensación tan bonita de satisfacción, que me gustaría que todos la disfrutarais. ¿Sabíais que de una sola donación, salvamos hasta tres vidas?, y que ¿nueve de cada diez personas necesitaremos la sangre en algún momento de nuestras vidas?. La sangre no se puede fabricar, y la necesitan todos los días personas que van a ser operadas, que han sufrido un accidente, que están enfermas de cáncer o leucemia. Porque la sangre es vital, podemos vivir sin alguno de nuestros órganos, pero no sin sangre. La donación es totalmente segura y no perjudica en absoluto nuestra salud. Y no debemos negar nuestra ayuda a quien la necesita. Por todo esto y mucho más, no deberíamos dudar de hacerlo siempre que podamos.
Me da pena tener 39 años, y haberlo descubierto ahora… porque soy una de los 25 nuevos donantes que pasamos por el Reto Gota a Gota, pero también estoy muy contenta porque si todos piensan como yo, esto solo ha sido el principio porque una vez perdido el miedo, no va a ser la última donación que haga ni mucho menos, Carolina estaba impresionada por esos nuevos donantes y por los que ya eran pero llevaban muchos años sin donar. Hubo 35 donaciones efectivas, por lo que en total fuimos 55 personas las que nos subimos al autobús con intención de donar. Creo que fue un éxito. Carolina comentaba como mucha gente no donaba por miedo a la sangre o al pinchazo. Y os puedo decir que es lo de menos, no duele nada, no sientes nada y en quince minutos salvas 3 vidas, por favor no dejéis de hacerlo.
Carolina nos contó una historia que me hizo reflexionar. Contaba que a pesar de que ahora en los jóvenes parece que no hay tanto cultura de donación, le había impactado mucho que hace poco había venido a donar un chico, al día siguiente de cumplir la mayoría de edad y que le había dicho que una de las cosas que siempre había querido hacer al cumplir los 18 era donar, y allí estaba, un día después de su cumpleaños, después de oír esta historia, yo pienso….. ¿Igual tendríamos que empezar a inculcar esto a nuestros hijos? ¿qué os parece?. Además creo que sería muy bueno que en los coles, incluyeran este tipo de formación, en vez de Cultura asturiana y llingua Asturiana, no??. No me riñáis pero de verdad es lo que pienso.
Para acabar la donación, te dan un zumito, frutos secos, y ¡hala!, bajé del autobús a seguir con la formación, y mi pequeño discurso cerrando el evento, dando las gracias por la acogida.
Fue una experiencia inolvidable, recomendable para todos, y que yo desde ya, voy a contar a mis niñas. A propósito, mi marido llegó a las 9.10 y no le dio tiempo a donar. Pero mi suegra allí estaba como una ¡¡campeona!!. Aquí os dejo un montón de fotos hechas muchas por Ángel de la inmobiliaria Vivalia todo un profesional. Por supuesto agradecida siempre a Montse mi compi de Asocias, coordinadora excepcional del evento, que junto con Cesar de Agencia la Playa y el Colegio de Apis, llevamos a buen término la iniciativa.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.